Algo de mí...3



...Esta pesaba más de lo que pensaba y aparte de mi instructor personal sólo tenía las películas como referente, o sea mas bien poco.

Luís me gustaba, así que puse toda mi atención para hacer un buen papel, cargué la escopeta y la elevé a la altura de mi mejilla. Lentamente intenté ver entre la cruz del final de ella, hasta que visioné a través de ello la bolita amarilla.

Recuerdo cómo mi respiración se acompasó, ya no escuchaba nada, ni veía nada que no fuera esa bola.

Dirigí lentamente la escopeta hasta tenerla perfectamente encuadrada, notaba que todo iba a cámara lenta, era una sensación extraña, tanto ruido, tanta gente...y mi amigo que no callaba; aún así yo me sentía cómo en una burbuja, completamente abstraída.



Yo contra una bola amarilla.



Apreté el gatillo, el recorrido fue más largo de lo que creía.

Pero por fin el balín salió disparado e impactó contra mi contrincante, una simple bola amarilla que en aquel momento era "mi misión".



Esta cayó, ante la sorpresa de mi acompañante. Puedo decir que yo estaba segura que este iba ser el resultado, todas mis energías habían estado puestas para conseguir este resultado...

Comentarios

  1. Y eso que era una escopeta de feria.
    Tiene mérito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja...es que la imaginación...

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario