viernes, 30 de julio de 2010

Magnolio


Siempre me emociona el milagro de la vida, y el año pasado por estas fechas no pude creer lo que veían mis ojos.

En el jardín hay dos árboles (que ya me encontré) un majestuoso olivo y un enclenque magnolio.
Al llegar el primer verano y ver que éste no florecía comprendí que su falta de garbo se debía a que no le llegaba el sol que necesitaba para ello; no por ello no mereció los pocos cuidados que le podía dar: alguna poda y regarlo de tanto en tanto.

Al llegar el segundo verano, me encontré con un regalo que no pudo por menos que emocionarme…el magnolio se había hecho mayor!!!
Alegremente empezó a brotar de sus ramas flores maravillosas.

El hecho de que ya sabía que este año volvería a pasar lo mismo no ha hecho decaer mi emoción…y cámara en ristre he inmortalizado la primera del año.

4 comentarios:

  1. las magnolias son maravillosas, verdad???

    y el árbol, el magnolio, me encanta (de los pocos que reconozco)

    dos apuntes relacionados: has visto la peli Magnolia?? (es que tengo mogollón de curiosidad de la relación del título con la peli en sí) y otra.. has visto Magnolias de acero??? me encantan los magnolios y el símil del título

    besos

    ResponderEliminar
  2. Adoro ese arbol, y a mi madre tb le gustaba mucho, de hecho decidió q sería el q plantaríamos entre todos (fue una odisea)en el lugar en el q descansa.

    ResponderEliminar
  3. Hola Maba, he visto Magnolias de acero y no Magnolia aunque esta última me han dicho que es una gran película.
    Con la primera, puedo entender el simil con la delicadeza de estas flores con la dureza del acero...como sus protagonistas; del la segunda no lo sé...ya me dirás.

    Hola Dina, ha de ser un árbol muy especial para ti.

    Hola Toro, gracias.

    Besos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...