Algo de mí...35

Viendo sus horarios estaba claro que no ejercía ningún trabajo convencional, mi víctima solía bajar a media mañana a desayunar en un bar próximo a su domicilio no sin antes haber comprado un diario deportivo, solía estar aproximadamente una hora y luego no solía repetir rutina hasta llegar a la noche en el que solía llegar a casa casi cada día antes de las nueve.

Los días laborales no solía salir por las noches, y como pensaba actuar antes del viernes me concentré en encontrar el lugar y el momento idóneo para ello.
El informe no me sugería ningún lugar ni momento para actuar, aunque si había escrito a boli una nota de José indicándome que si tuviera dudas que lo llamara.
Necesitaba algo más que un informe para actuar, he hice lo que aún realizo después de estos años, hacer mi propio seguimiento.
En vista que aún eran las ocho de la mañana, decidí acercarme al barrio dónde vivía mi victima.

Comentarios

  1. Susanita! Hola!!! Cuánto tiempo sin visitar a nadie... tengo muchos blogs con los que ponerme al día! Tod bien? Me gusta mucho el cuadrito de los puerros, por cierto!

    ResponderEliminar
  2. Ya sé como morirá.
    Acabo de descubrir que el plato "tortura" será el arma homicida.

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Susana, ya veo que ya andas por aquí...pero con las pilas puestas¡!

    Hola Toro, nooooooo....el estómago es para conquistarlos no para
    matarlos ;)

    Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares