jueves, 25 de noviembre de 2010

Chiste

Una amiga me mandó un chiste que encontré tan logrado que os lo pongo:


Se cuenta que en una ocasión el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, salió a cenar con su esposa Michelle y decidieron dirigirse a un restaurante no tan lujoso como los habituales, ya que aquella noche querían hacer algo diferente y salir de la rutina. Estando sentados a la mesa del establecimiento, el propietario se aproximó adonde se encontraban y pidió por favor a los guardaespaldas que le permitieran acercarse para saludar a la esposa del presidente. Y así lo hizo. Al retirarse el dueño del establecimiento, Obama le preguntó a Michelle:

"¿Cuál ha sido el interés de ese hombre en saludarte?"

Su esposa le respondió: "En mi adolescencia ese hombre estuvo muy enamorado de mí durante mucho tiempo."

El presidente le dice: "¡Ah, eso quiere decir que si tú te hubieras casado con él, hoy serías la dueña de este restaurante!"

Michelle le refutó: "No, cariño... Si yo me hubiera casado con ese hombre, ¡él sería hoy el presidente de los Estados Unidos de América!"

Lo encontré genial ;)

5 comentarios:

  1. Es genial y tine pinta de ser una verdad como un templo

    ResponderEliminar
  2. muy, muy bueno y muy cierto!!!!!

    y hacia atrás.... la excursión que hicisteis al lado de casa y con tantos paseos por descubrir tiene pintaza pero,sobre todo, seguro que da material para más posts..

    y los jabones.. pues que sigues en la línea repostera.. estos me parecen galletas ;)

    besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Dina, si verdad?? Me parece que Michelle es mucha Michelle...aunque Barak me parece ESTUPENDO¡!

    Hola Toro, es que se las inventan todas...empezar el nuevo milenio con esta pareja en EEUU fue toda una agradable sorpresa.

    Hola Maba, pues si...espero patearme Collserola, por cercana y maravillosa.

    No vas desencaminada, los moldes eran para galletas de Navidad ;)

    Petons i abraçades¡!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...