miércoles, 20 de julio de 2011

Christine Lagarde

Criada en la cultura del esfuerzo, esta mujer atlética, exitosa abogada en EE.UU y ministra de Francia ha sido nombrada la primera mujer en dirigir el Fondo Monetario Internacional.

Lagarde nació en París como Christine Lallouette Madeleine Odette, en una familia de clase media de provincias. Su padre Robert Lallouette era un profesor de Inglés en la Facultad de Rouen, su madre Nicole trabajó como maestra. En 1971 se había erigido en vicecampeona de Francia en natación sincronizada, en 1974 tras la muerte repentina de su padre es licenciada en el Lycée François 1er en Le Havre y luego becada para la "Holton-Arms School", una escuela de niñas en Bethesda, Maryland, EE.UU. Se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad de París X y luego obtuvo una maestría en ciencias políticas. De esos años Lagarde habla inglés, a tal grado que su acento francés es apenas reconocible.

Christine se unió a Baker & McKenzie, una gran firma internacional de abogados con sede en Chicago, en 1981. Manejó los principales casos de antimonopolio y casos laborales, se hizo socia en sólo seis años y fue nombrada ‘’cabeza’’ de la empresa en Europa Occidental. Se unió al comité ejecutivo en 1995 y fue elegida presidenta de la compañía en octubre de 1999, siendo la primera mujer en ocupar ese cargo. Lagarde trabajó como pasante en el Capitolio de los Estados Unidos, como asistente del congresista William Cohen.

En 2004, Christine se convirtió en presidente del comité estratégico global.
Su interés personal en los asuntos europeos la llevó a abrir el Centro de Derecho Europeo, una oficina de Baker & McKenzie en Bruselas dedicada exclusivamente a la práctica del derecho de la Unión Europea

Lagarde fue designada ministra de Finanzas por el presidente Nicolas Sarkozy en junio de 2007.

El 16 de noviembre de 2009, The Financial Times la clasificó la mejor ministra de Finanzas de la Eurozona. Ese mismo año fue catalogada como la decimoséptima mujer más poderosa en el mundo por la revista Forbes.

Madre de dos hijos que hoy tienen 23 y 21 años, su carrera profesional le ha cobrado un caro peaje en su vida sentimental, divorciada de su primer marido del cual conserva el apellido, y de su segunda pareja que no sobrevivió los años de intensa vida política en Francia. Actualmente mantiene una relación con un empresario marsellés que deberá afrontar la prueba del alejamiento.

Mantiene de su pasado deportivo la disciplina de una vida espartana, se levanta a las 6 para ejercer la natación y el yoga, no fuma, no bebe alcohol y no come carne.

Hoy en día mantiene el consejo que le dio en su día su entrenador del equipo nacional:
Aprieta los dientes y sonríe.

3 comentarios:

  1. Lo primero que ha hecho nada más tomar posesión del cargo ha sido subirse el sueldo un 11% lo que ya me da una idea de como es ella.
    Y más en tiempos de crisis mundial.

    En fin, no me defraudará porque no espero nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. yo sin embargo.. no sé qué pensar de Christine Lagarde.. sus logros como mujer, es triste, pero es cierto, me admiran..

    ahora .. no sé.. no me da buena espina... (pero la verdad es que cualquier político del mundo tiene que hacer muchos esfuerzos para caerme bien)

    besos

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado alucinada!! Menuda vida más interesante. Desde luego, a veces una se queda mirando a quienes tiene delante, y desconoce que hay toda una mochila de viaje ante él/ella. Gracias por contarnos la vida de esta gran mujer. Espero que vaya sacando al país hacia delante...y si quiere...que se venga al nuestro!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...