sábado, 16 de julio de 2011

Emociones

El sábado solté unas lágrimas con esta película y el lunes me puse melancólica con este libro.

Lo curioso es que me cuesta soltar una lágrima ante las desgracias de mi vida (que las hay)
y aún menos ponerme melancólica…y muchas veces me pregunto por ello.

¿Qué resorte necesito para ponerme triste ante hechos ajenos, a ser posible de ficción, y qué
salvavida me he forjado para que en la realidad de la vida no ocurre?

Así que visto lo visto, seguiré viendo y leyendo ficción que me emocione.

3 comentarios:

  1. Es curioso.
    Quizás es que nos ponemos la coraza para vivir y relacionarnos.
    Por pura protección.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Nunca dejes de llorar, ni de emocionarte y si la melancolía desciende..... acógela.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Será que eres muy empática...pero como es bueno llorar...y sentir emociones con la lectura, el cine...una puesta de sol...pues alá...de cuando en cuando hay que darse un "hartá"...luego una se queda mucho mejor. El otro día me pasó lo mismo viendo "tú y yo" ese momento del final...es de lo más oceaníco en mis ojos...jajaja!!! En fin...
    Mil besos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...