Berlín

Nos escapamos unos días a Berlín como colofón de nuestras vacaciones, una ciudad que estaba en la lista de capitales con ganas de visitar.


Una ciudad arrasada y reconstruida unas cuántas veces en los últimos 100 años, por lo que quedan pocos edificios originales y muchos reconstruidos siguiendo los planos que se pudieron rescatar.


Y por consiguiente una población en obras, donde la unificación está costando pero que casi pasa imperceptible lo que fue la zona este y la zona oeste.


Berlín está hecha para las bicicletas, para los paseos, sus anchas avenidas, su orografía prácticamente plana invita a ello.
Así que el segundo día de nuestra estancia nos decidimos por un tour en bicicleta, nuestra guía una amable y joven catalana, nos enseñó los monumentos más simbólicos a la vez que nos daba información histórica sobre lo que veíamos.


La excursión acababa a la 16h pero nos dieron opción a devolverlas a las 20h, así que por nuestra cuenta nos decidimos atravesar la ciudad como unos berlineses más.


En los cuatro días que estuvimos pudimos recorrerla prácticamente toda, aunque no en profundidad ya que es una ciudad con mucho que ver, sólo en museos se podría pasar un semana visitándolos, nosotros le dedicamos una jornada a uno de ellos: el Museo de Pérgamo.


Berlín no es ni de lejos la capital más bonita que en la que haya estado, pero tiene ese algo que la hace especial.

Comentarios

  1. Estuve el verano pasado.
    Más de una semana y no pude ver todo lo que quería.
    No me defraudó porque sabía donde iba y ciertamente no es una ciudad bonita pero con las visitas guiadas que hice, algunas fuera de Berlín, me quedé muy satisfecho.
    No creo que vuelva pero era ciudad de visita obligada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Con unas amigas que hice en el curso de Alemán, estamos pensando de ir, bueno en realidad estamos entre München o Berlín. Por lo que narras creo que me gustaría
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares