My taylor is rich

El nuevo año suele traer consigo nuevos propósitos, en mi caso septiembre es mi mes, en el que tras largas horas frente al mar me cargan de buenas voluntades y nuevas energías.

Uno de los retos que he asumido es por tercera vez apuntarme a clases de inglés y no dejarlas hasta conseguir una fluidez pasable, algo que sé me llevará unos años pero que debía empezar sí o sí.
La buena nueva es que las dos primeras veces no retomé las clases tras el paron navideño...y esta vez ya estoy de lleno en el segundo trimestre...good¡!

Mi segundo propósito ha sido mucho más lúdico...ya contaré.

Comentarios

  1. Lo necesitaré...pero cuando se coge las cosas con ganas siempre resulta más fácil.

    Petó

    ResponderEliminar

Publicar un comentario