domingo, 30 de enero de 2011

Algo de mí...48

A medida que se iba acercando el momento de volver a disparar mi inquietud aumentaba, así que no me quedó más remedio que bajar el arma y respirar profundamente. Yo sabía perfectamemte que si no era capaz de relajarme no haría diana, lo cual empeoraría mi estado de animo.

Volví a levantar el brazo y visualicé el lejano día en que en un feria tomé por primera vez una escopeta y lo segura que había estado en aquel momento, sabía que yo podía derribar todas las bolas que me pusieron delante.

Bang, bang, bang, disparé tres veces seguidas al panel, bajé el arma y comprobé como la angustia había dado paso a la seguridad que siempre había hecho gala.
Prueba superada, había podido pasar página, el resultado de mi estancia en Bilbao no iba a ser flor de un día; sabía que esto era el nacimiento de una nueva vida.

Al salir del callejón me sentí eufórica, así que decidí ir a correr un poco alrededor del campo de tiro; pero al cruzar la puerta de salida me topé con José.

-Hola Cecilia, sabía que te encontraría aquí!

De esta manera me saludó para acto seguido invitarme a pasear un rato con él.

4 comentarios:

  1. Te vas a cargar a Jose?
    No sabe Pepito con quién se juega sus cuartos....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La culpa de todo la tiene Luis.
    Si no hubiera dado aquellos consejos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que terminaremos viendo que José es un psicópata y la prota un agente secreto con amnesia, de ahí su buena punteria...... Venga, sigue que me tienes en ascuas! :D

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...