sábado, 20 de noviembre de 2010

Camenbert


Si quiero hacer felices a dos de mis hijos lo tengo fácil...les pierde el camenbert.
Un queso fuerte, intenso, suave, cremoso y muuuy oloroso.

Francia se jacta de poder comer cada día del año un queso diferente, reconozco que soy poco conocedora de ellos...pero un Camenbert, un Roquefort, un Gruyère...son una tentación.

4 comentarios:

  1. Adoro el queso en todas sus versiones. De hecho el año pasado me regalaron una caja con una selección de quesos raritos y casi me da algo delo buenos que estaban

    ResponderEliminar
  2. Hola Toro, Dina...si que son estupendos...hasta los más raritos¡!

    Petons.

    ResponderEliminar
  3. Susana, te voy a contar un secretillo que siempre tiene mucho éxito cuando viene gente a casa. Coges el camembert y con un cuchillo le cortas la parte de arriba, sólo la corteza, como si fuera una boina. Levantas y echas un poquito de pimienta recién molida, unas hojitas de romero y un chorro de aceite de oliva vírgen extra. Tapas y lo metes al horno ya caliente durante 5 minutos o así. Lo presentas en su propia caja y lo sirves con trocitos de diferentes panes un poco tostados para untar el queso. Es delicioso, tan fundido y calentito... A tus hijos les va a encantar, ya me contarás.
    Un beso, Silvia

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...